Inicio Didáctica de la lengua Prejuicios lingüísticos y enseñanza
Prejuicios lingüísticos y enseñanza PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 11
MaloBueno 
Lengua - Didáctica de la lengua

Publicado por J. Tusón en Signos nº 11

El ámbito educativo es, a la vez, lugar para la creación y adquisición de saber y también espacio en el que se asumen pautas básicas de convivencia. Pero el saber y el convivir se ven obstaculizados con frecuencia por prejuicios endémicos hacia todo lo que es "diferente": contra el otro sexo, las gentes diversas, las culturas diferentes y, también, contra las lenguas distintas de la propia. Este artículo pretende establecer una guía reflexiva para fomentar, desde el mundo de la educación, la erradicación de los prejuicios lingüísticos y propone, desde el amor a la propia lengua, el aprecio de las diversas lenguas como vehículo de comunicación de otros pueblos y de otras culturas.

Acceder al artículo

 

 

En los mismísimos albores del siglo XIV, el excelso Dante escribió De vulgari eloquentia, un breve tratado con el que, según algunas interpretaciones, pretendía justificar la elección de una variedad ilustre de la lengua italiana en la que había decidido componer la Divina comedia. Y en él, pasando revista somera a las diversas lenguas vulgares, opinaba así de los dos dialectos del Lacio: ``De estos dos dialectos, uno parece hasta tal punto femenino por la blandura de sus vocablos y de su pronunciación, que un hombre, aun hablando como hombre, parece una mujer. (...) Existe además otro dialecto vulgar de tal aspereza rigidez en su vocabulario y en su fonética, que por su dureza obliga no solamente a dudar de si quien habla es mujer, sino que incluso hace dudar de si el que habla es o no persona". He aquí un ejemplo antiguo y nuevo: antiguo, porque lo encontramos a casi siete siglos de nosotros; nuevo, porque muestra hasta qué punto los prejuicios sobre las lenguas siguen vigentes, e incluso suelen confabularse en el discurso (a las mujeres, claro, les tocaba ración doble de prejuicio). Pero vayamos paso a paso.

Primer paso. ¿Qué es un prejuicio? Una respuesta inicial, muy sencilla, la tenemos en una casi paráfrasis: un prejuicio es un juicio previo". Pero ¿``previo" a qué? Esta segunda pregunta sólo parece tener una respuesta posible, y así la avalan unánimemente los diccionarios. El prejuicio es un juicio u opinión que se formula previo a la información, o sobre la base de un conocimiento insuficiente o defectuoso:

-Los escoceses son muy tacaños

- ¿A cuántos conoces?

- Pues, el otro día salía uno en una película, y...